En memoria de Ñaña

Ñaña fue una hermosa gatita rescatada que vivió con la familia durante 6 años hasta que un día decidió dejarnos.

Fue rescatada de un lote baldío donde corría el riesgo de ser atacada por otros animales. Pronto se hizo la mejor amiga de Elvis, nuestra otra gata y aunque nunca entendió bien el comportamiento perruno de Tun Tun, Tongolele y Fili se dió a querer por ellos. Cuando recogimos a Mau, otra gatita, juntas recorrieron los inexpugnables misterios de Tepoztlán hasta que un día solo una de ellas regresó.

Nos enseñó lo que es el amor incondicional y la paciencia infinita. Su partida dejó un enorme hueco en nuestros corazones, es por eso que dedicamos este festival a los amados animales que como Ñaña hacen mejores nuestras vidas.